Comentario de David Uzal, Obispo Raeliano:
“¿Hasta dónde se puede presionar el ABSURDO por la seguridad? Los guardias me dejaron entrar indicándome que “sería mejor que me vistiera normalmente….” ¿Normalmente? ¿Qué es normal, señores?” Les respondí. Luego después de una hora adentro, la policía vino a pedirme que me quitara la pasamontañas, mi atuendo, que incluía una bolsa de basura de “protección” casi integral (hasta debajo de las rodillas) y guantes blancos, aparentemente habiendo “asustado” a más de uno. “Soy yo a quien le asusta este virus “devastador”, tengo “miedo” de morir. ¿No veis la televisión?” les respondí…”