La reunión de la última semana en Harvard de más de 130 científicos, abogados, empresarios y oficiales del gobierno, de los 5 continentes, para discutir el tema de crear genomas desde cero es probablemente la noticia Raeliana más importante del mes.

Cuando Maitreya Rael, fundador y líder espiritual del Movimiento Raeliano, introdujo en 1973 la idea de que toda forma de vida sobre la Tierra había sido ingenierizada por científicos quienes crearon estos únicos genomas desde cero, la mayoría de científicos desecharon su afirmación como ciencia ficción. 43 años después, los científicos, los empresarios y los oficiales de gobierno acordaron reunirse y debatir sobre su factibilidad, incluyendo para la creación de genomas humanos.

Ellos no están debatiendo sobre la posibilidad de que nuestro propio genoma haya sido ingenierizado desde cero aún, pero debe estar en la mente de todos. Si podemos visionar el crear un genoma desde cero, debería ser natural el pensar que nuestro propio genoma pudo haber sido ingenierizado también. Por quién sería la siguiente pregunta y la respuesta obvia sería: por científicos avanzados.

“¿De dónde vinieron?» Es la siguiente pregunta natural…

Hace 43 años, los científicos estaban diciendo que habían millones de estrellas en la Vía Láctea pero que no habían planetas. La existencia de planetas era una mera especulación y ningún científico a quien le importara su carrera se atrevía a defender la posibilidad de un infinito de sistemas de estrellas similares al sistema solar. Hace 43 años, la mayoría de científicos creían que nuestra existencia era el resultado de miles de millones de mutaciones positivas que llevaron a nuestro extraordinario complejo ecosistema y las probabilidades de encontrar tan afortunado elaborado ecosistema era incluso menor que tener uno sobre la Tierra. El dogma oficial científico era que nosotros éramos probablemente los únicos seres humanos vivientes en la galaxia y probablemente en el expansivo y limitado universo, una visión muy egocéntrica similar a aquellas que nos hicieron creer en el pasado que el sol estaba rotando alrededor de la Tierra. El primer planeta fuera de nuestro sistema solar fue reportado en 1997. En el 2014, había un conteo oficial de 1700 planetas detectados en nuestra galaxia. Hace unos pocos días, la misión Kepler reportó cerca de 1284 planetas más y la Nasa ahora cuenta 21 exoplanetas que son etiquetados como “habitables”. Las estrellas no son observadas más como solamente estrellas, son miradas como potenciales “sistemas planetarios” con potenciales planetas habitables. El número de científicos quienes piensan que habitable también pudiera significar inhabitable está creciendo. Existen también un número creciente de ellos quienes postulan que el universo podría ser infinito y que el evento que es referido como el Big Bang es en realidad un evento local en un universo infinito donde los big bangs y nuevos cúmulos de galaxias son creados cada día, cada segundo, un número infinito de veces. Pero eso es divagar.

La posibilidad de que seres humanos venidos de otros planetas y que nos crearon no es más ya ciencia ficción. Es científicamente aceptable el pensar que la vida existe en otros planetas y que algunas de estas entidades vivientes son capaces de diseñar nuevos ADN´s y crear otras formas de vida.

Estos científicos probablemente tuvieron reuniones con empresarios, éticos, oficiales de gobierno antes de haber creado nuevas formas simples de vida. Sus creaciones se volvieron más elaboradas, los éticos se volvieron más alarmados hasta que decidieron tener los laboratorios transferidos en uno de los exoplanetas habitables que ellos habían descubierto. Se divirtieron creando diversidad y belleza y funciones las cuales naturalmente los llevaron a crear a otro ser humano a su imagen.

Este relato de nuestro pasado es coherente con los múltiples informes de la creación de la vida en cada continente por “dioses” quienes eran en realidad únicamente científicos avanzados. El concepto de un único dios creador es relativamente reciente e incluso la Biblia usa el término plural (Elohim) para referirse a aquel(los) quienes crearon la vida.

También explica el motivo por el cual todas las formas de vida poseen piezas idénticas en su ADN ya que el código genético es un lenguaje creador y el mismo lenguaje fue usado para todas las formas de vida sobre la Tierra. Nuestros científicos podrían elegir usar un código de ADN que use diferentes bases para su ´futura creación. Al hacerlo, utilizarán piezas existentes de sus creaciones previas y las incluirán en los nuevas, no reinventando cada vez las piezas de códigos que ellos saben que traerán funciones específicas. Es así como las mismas piezas de ADN pueden ser encontradas en los simios y en el ser humano. Esto no significa que los simios evolucionaron y experimentaron millones de mutaciones hasta que se convirtieron en homo sapiens. Es mucho más fácil el imaginar a científicas diseñando a los simios y luego diseñando a los seres humanos, usando su conocimiento acumulado para mejorar su creación. Los eslabones que faltan en la teoría de la evolución siempre faltarán ya que simplemente no fueron necesarios.

La vida sobre la Tierra es lo que realmente podemos llamar un diseño inteligente y los diseñadores son los Elohim de la Biblia, una civilización que desea ser bienvenida de vuelta en la Tierra.

Nuestros científicos se están convirtiendo en creadores, se están volviendo como los Elohim, como Maitreya Rael dijo cuando leyó sobre la reunión de los científicos y oficiales en Harvard: “Este es el comienzo de la Elohimización”

Uno de los principios de la filosofía Raeliana es que la vida siempre ha existido y siempre existirá en un universo infinito. En el infinito ciclo de la vida, una reunión de 130 individuos en Harvard fue un hito en el camino inevitable donde los creados se convierten en creadores. Ellos tendrán éxito, proveído que algunos de sus colegas no tomen decisiones que nos lleven antes a nuestra destrucción. Pero eso también es otra historia.

http://es.raelpress.org/news.php?item.315.1

 

X