En el evento ”Venta de garaje por divorcio”, la mujer también sirvió donas y champaña.

Pareciera que el 14 de febrero no será festejado y quizá pierda sentido para una mujer de Texas que decidió celebrar su divorcio quemando su vestido de novia.

Afuera de su casa, en la que vivió casada por cuatro años, Briana Barksdale de 34 años de edad, vendió todas las pertenencias de su exesposo. Ropa, videojuegos, su computadora y todas las cosas que los unieron mientras estuvieron casados.

Y frente a sus familiares, amigos y vecinos, Briana quemó su vestido de novia y una foto de él. De hecho, invitó a que le escribieran mensajes a su exesposo en el vestido antes de quemarlo.

 

X