SELECCIONADO POR RAEL CIENCIA (MAY/JUN 75Dh/2021)
UTILIDAD: Al identificar los genes activos en aquellos con gran longevidad, podremos activarlos en los demás y aumentar su longevidad. Una clave: A menor mutación genética, mayor longevidad. Por ello la verdadera espiritualidad consiste en cuidar nuestro código genético.
RESUMEN: Las personas que viven más de 105 años tienen una estructura genética única que hace que sus cuerpos sean más eficientes en la reparación de su ADN. Cinco cambios genéticos vinculados a dos genes coordinan la respuesta de una célula al daño del ADN y también alientan a las células dañadas a una muerte programada.