La verdadera ciencia no se trata de autoridad y ego sino de apertura y humildad frente a nueva evidencia experimental que resiste la falsabilidad. La verdadera ciencia siempre abre las puertas al debate en vez de censurar las voces disidentes.