Comentario de MAITREYA RAEL:
“¡Magnífico!”

https://www.vix.com/es/btg/trending/56454/sabias-que-existe-una-asociacion-para-personas-que-no-quieren-tener-hijos-te-contamos-de-que-se-trata

Sin hijos por elección” o “childfree” en inglés se ha convertido en el último grito social de un milenio en el que el siguiente paso al matrimonio no incluye el hecho de tener hijos, si bien madres solteras o parejas de hecho también han llegado a reconocer durante los últimos años que no desean tener descendencia, algo que sigue desmontando a las mentes más conservadoras e, incluso, se respalda en un movimiento amparado por una asociación para apoyar a las personas que no quieren tener hijos.

Cuando el ser humano se detuvo a reflexionar

Traer un hijo al mundo conlleva más de una reflexión, sin embargo, en otras muchas ocasiones ciertas personas se ven empuladas a procrear por una sutil presión social o porque, simplemente, “es lo que hay que hacer”. Durante los últimos años las franjas de edad para tener hijos se han distorsionado, los divorcios aumentan y, también, existe un porcentaje de parejas (o personas) cada vez más alto que se niega a tener hijos.

Esta opinión o movimiento se ampara bajo el término “Sin hijos por elección“, fomentado por la National Organization for Non-Parents (N.O.N.) fundada en Palo Alto (California) en 1972, que cambió su nombre al de National Alliance for Optional Parenthood a principios de los 80.

Esta organización, fundada por Ellen Peck y Shirley Radl, publicó diversos libros a lo largo de los años 70 y 80 de entre los que destaca Am I Parent Material?, en el que se exponen los muchos motivos por los que una persona puede decantarse un estilo de vida sin hijos. Entre estos motivos encontramos la predilección por una mayor independencia individual, una vida en pareja más saludable o una mayor prioridad al aspecto laboral.

Los más existenciales apoyan el childfree como un modo de frenar la superpoblación, evitar que el hijo herede ciertos genes o enfermedades, ahorrarle el sufrimiento de vivir en un mundo cada vez más pesimista,  o, también, llevar a cabo su aportación mediante la adopción. La más extrema de todas tiene relación con otra asociación, el Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria, la cual pregona la abstinencia de hijos como un modo de compensar a otras especies que sufren las consecuencias de la humanidad.

La decisión de no tener hijos por parte de algunas personas sigue siendo motivo de polémica para esos padres que consideran “egoístas” a los seguidores del childfree o a un sector de la sociedad que no acepta que aquellas personas que no tengan hijos tampoco quieran contribuir al sistema, como bien demuestra el ejemplo de Cheryl, una mujer que fue juzgada tras negarse a firmar un papel en el que le pedían ceder ayuda a diversas reformas escolares en California.

Por último, otro de los motivos que causan mayor indignación es el hecho de que ciertas empresas tengan mayor predilección por contratar a mujeres entre cuyos planes no esté el de tener hijos.

La asociación para personas que no quieren tener hijos apoya a aquellos que no desean traer descendencia al mundo por muchos (y entendibles) motivos. Y es que, posiblemente la lógica de esta actitud sea más poderosa de lo que muchos piensan cuando las estadísticas hablan de unos actuales 7 millones de personas childfree que para 2050 ya habrán superado los 9 millones.