El 8 de Noviembre, 2005, Rael le otorgó el título de «Guía honoraria de la humanidad» por promocionar la paz y la no-violencia. El hijo de Cindy, Casey, fue asesinado cuando estaba de servicio en Iraq, y después de su muerte, ésta pidió al Presidente George Bush que le proporcionara una explicación por la guerra, haciendo campañas incesantemente con este fin. A través del establecimiento de un campamento cerca de las puertas de su rancho en Crawford para protestar públicamente por la guerra y las muertes sin sentido que ésta ha acarreado, Cindy ha re-energizado el movimiento pacifista estadounidense para una nueva generación.