Fue nombrado guía honorario el 10 de Agosto del 2006, por su sabia forma de gobernar demostrando la paz y el amor hacia toda la humanidad. En especial, Rael elogió el énfasis que éste pone en “Felicidad Nacional Bruta” por encima del crecimiento económico. Rael también mencionó la decisión del rey de convertir al Reino de Bután en la primera nación de no-fumadores, y en el cuidado que se tiene en proteger al país de la contaminación cultural debido a un exceso de turismo y su ofrecimiento a abdicar su poder como gobernante supremo e instituir unos procedimientos democráticos. Mayormente a través de sus esfuerzos, el país es ahora una monarquía constitucional en vez de ser una monarquía absoluta. Reverenciado por su gente, retuvo el poder después de un voto democrático, y más tarde abdicó en favor de su hijo mayor a finales del 2006.