Esta activista de paz israelí, sirvió dos tercios de una sentencia de prisión de tres años por ayudar a un militante palestino. «Me enseñaron a considerar a los árabes como algo que no debería de estar aquí«, dijo Tali a Ha’ir, un periódico semanal de Tel Aviv. «Un día comprendí que habían demasiadas lagunas en la información que había recibido, cosas que no salen en la prensa, y me percaté de que se trata de seres humanos y de que tenemos que hacernos responsables por la forma en cómo se encuentran sus vidas«. Rael la nombró guía honoraria el 3 de Enero del 2007.