Pero la exégesis del Corán ha sido utilizada por la plutocracia de un Estado específico, dueña de los medios masivos de comunicación y que controlan a los gobiernos occidentales del mundo, que financiaron a los grupos radicales “islámicos”, usados para condicionar a las masas, para fundamentar la invasión, expropiación y apropiación de las tierras y de los recursos naturales de estas naciones del medio oriente..